La Rifa del Tigre


Soy Leyenda… urbana

Antenoche estaba viendo una película cuando de pronto surgió el tema –y no me acuerdo ni en qué parte ni en qué peli- de las leyendas urbanas; materia ciertamente choteada y al que todo el mundo apela: ‘No güey, eso es leyenda urbana’. Yo soy fan y recordé algunas súper chilangas que honestamente me sacaron más de una carcajada.

 

Mi favorita, de lejos, es la famosísima Rata de la Merced. Yo lo recuerdo y de verdad lloro de la felicidad.

 

Resulta que en la cañería de la Merced (inmensísimo mercado de la capital mexicana para los lectores foráneos) encontraron un enorme cuerpo cuadrúpedo con cola larga, larga y pelona; sin darle vueltas al asunto los improvisados zootecnistas, marchantes y diableros coincidieron de forma unánime: Rata.

El bicho pesaba como 50 kilos, lo que no dejaba la más mínima duda de que era una extraña mutación debido a los gases ‘mercedarios’ y alimento radioactivo con que se alimentó desde su nacimiento. Para mala fortuna de los descubridores (que ya se peleaban el nombre del hallazgo) resultó que la bestia era un león que se había escapado tiempo atrás del circo de los hermanos Fuentes Gasca (sí, en Buenavista, Buenavista, Buenavista) que encontró refugio y muerte –quien sabe cuanto tiempo después- en el drenaje de la mismísima Merced.

—-

 

‘No vayas a ese antro porque andan inyectando el SIDA’ decían las aterrorizadas madres noventeras a sus hijos cuando corrió el fuerte rumor de que algunos jóvenes infectados se tomaban la molestia de aislar al virus en jeringas y recorrer los tugurios de la ciudad inyectándoselo a gente que ni la debía ni la temía.

La onda era que se metían a los antros y al son de ‘compermisito, compermisito’ te clavaban la aguja e introducían el virus en tu torrente sanguíneo. Otras versiones más bananeras aseguraban que algún malandrín también las colocaba ‘viendo pa arriba’ en las butacas de algunos cines. Sí, el Teresa incluido.

¿Neto no te enteraste?…. se zafó un carrito de la montaña rusa.
¿¿Ay guey, te cae???… ¿tú viste?

No, pero me contaron.

Otra leyenda habla del infeliz que por puro placer se metía a las estaciones del metro a empujar a la gente. Pero mis respetos para ese señor porque además de tener unos huevos gigantes, es el más escurridizo ya que nadie nunca lo vio y, bueno, de aprenderlo ni hablar… Sigue prófugo y seguro comparte vivienda con el celebre malhechor que tiraba las botargas del Doctor Simi, al que por cierto envío mi más grande repudio ya que gracias a él ya no gozamos los chilangos del gran espectáculo callejero que representaba su curioso baile.

Y bueno, esto es hablando de leyendas urbanas ‘tangibles’ ni arrimarse al tema del chupacabras, la llorona, el bulto o la niña de Televisa

 

Afortunadamente ya tenemos videoaficionados para todo y plataformas como Youtube o MySpace en las que se puede ver todo, accidentes, fallas geológicas, exorcismos, lavados de estómago y demás, así que la regla es sencilla: Si no lo has visto es porque no ocurrió.

Por favor… yo sé que ustedes conocen muchas más… cabinas de larga distancia gratuita, dulces con vidrio molido para niños, tarjetas con LSD… ¡Venga!…¡Aporten!



Dengo buchos bocos pero soy el Kung Fu Panda
21 abril 2008, 10:43 pm
Filed under: General | Etiquetas: , ,

No entiendo porque la gente dice… ‘como que me quiero enfermar’
be siedto buy balll
Yo no quiero pero siento que me estoy enfermando… ¡Huevones!, no se quieran enfermar para no trabajar… Ya los caché.

por cierto, aprovecho para mostrarles esta linda foto…. ¡Les juro que soy yo! Un abrazo a mis amigos de Mopp que me permitieron ser el Kung Fu Panda por unos minutos (muy pocos porque me cagué de calor)

 



Fierro viejo que venda…

Total que estoy tratando de deshacerme de una horrenda sala que adquirí en la Lagunilla hace como año y medio; efectivamente ‘lo barato sale caro’ y ya no quiero tener nada que ver con ella.. Está fea, sucia, estorbosa y –honestamente- pagaría por que alguien se la llevara. Por piedad.

 

Como muchos sabrán, en puntos ‘neurálgicos’ de la Ciudad de México hay unos individuos con sus camionetas que ‘compran usado’… supuestamente te compran ‘todo lo que tenga, güero… ¿no tiene libros, estufa, un refri?… ¿libros?… le compro todo, me cae’. Parece que están interesados seriamente en la literatura.

 

El sábado busqué a uno, que se pone aquí en la mera esquina de mi casa… ‘voy en media hora güerito, ¿ahí va a estar?’. Confié plenamente en él, está de verdad a una cuadra, no le costaba nada venir.

 

Lo esperé la media hora y otro par de medias horas más, cuando me di cuanta que no cumpliría, decidí seguir con mi vida.

 

Domingo, otro empresario de la segunda mano que se pone el mercado de Morelia en la Colonia Roma, formalísimo:

 

’Seguro joven, a las 4:30 le caigo ahí, seguro… ojalá tenga más cosas, porque yo le compro todo’

 

Pos ahí me tienen buscando a ver que más le podía vender: Un CD player y un accesorio para el playstation que ya ni usaba y bueno, pos una lanita nunca cae mal. 4 en punto me llama:

¿A ver joven qué es lo que tiene?
Pos ya le dije, una sala y ya le encontré otras cositas.

¿Y qué tal está la sala?

Buena, lo que pasa es que ya no me cabe acá… pero está muy bien.

 

Mmmm…pero…¿No tiene como pelos? (?)

No, acabo de lavar los cojines, está muy buena…. ¿no dijo que compraba todo?

 

Si, si, si…En media hora lo veo allá

Perfecto, acá lo espero.

 

Escribo esto más de una hora y media después de lo acordado; Seguro no vendrá y yo sigo sin entender porqué decir que NO es tan complicado para el mexicano. Me incluyo, desde luego…

 

Seguro comemos el viernes ¿va? Nos hablamos… ¡Cerrado!

 

Nota al calce: Se me informa de buena fuente (el pollo, en concreto) que en un capítulo SI le ganaron su mesa a los de Friends en el café… Debo decir que no soy tan fan y no lo he visto; es buena puntada.



Preguntas de película

En las películas, series de TV, culebrones telenoveleros y anexas, siempre surgen preguntas que –al menos para mí- se convierten en una auténtica obsesión; vamos lo pienso tanto durante la proyección que hasta se vuelve incómodo. He aquí algunos ejemplos de preguntas hasta ahora incontestables:

¿Quién diablos puso la sofisticada instalación de la secretísima Baticueva?
Una de dos: O mataron al mai que lo hizo al momento de terminarla o Alfred se reventó una carrera técnica como Ingeniero electricista/computacional/de telecomunicaciones con secretariado en el ICEL.

Ya que estamos en esto… ¿quién armó el Batimóvil, la batimoto de batichica y quién confeccionó los entallados batiuniformes?

¿Dónde se guarda la capa Superman cuando anda de civil?
Neto, está larga y haría un bultote en la espalda; ni que hablar del desmadre para guardársela de nuevo cuando se re-convierte en Clark Kent.

¿Por qué a Jack Bauer jamás se le va la señal del celular o se le corta la llamada?
Yo me muevo de mi escritorio y se corta… no hay que ser.

¿Porqué los peligrosísimos reos de Prision Break no dicen groserías?
No cabe duda que educan muy bien a estos muchachos en Fox River..

¿Neto que el Hombre Araña le atina siempre a los edificios con su liquida telaraña?
¿Te cae, te cae que nunca se ha puesto un madrazo por mal-calcular?

¿Porqué los fulanos de Lost no tienen enormes y asquerosas barbas?
¿Habrán rescatado del avión una dotación de Gillete y King of Shaves?… chanzón

Y también de bronceador porque ninguno se ha puesto rojo por el sol…

El barril del chavo del ocho… ¿tenía toda una suite debajo (no se hagan, también lo pensaron algún día) o de plano vivía ahí así a pelo todo hecho bolas?

¿Por qué nunca les ganan la mesa del silloncito a los de Friends en el cafecito?
Raro, porque se ve que es concurrido y es por mucho más cómoda que las periqueras esas.

…¿Quién engañó a Roger Rabbit?.. Neto ¿quién fue? ya no me acuerdo.



Los viajes ¿ilustran?
11 abril 2008, 7:59 pm
Filed under: General | Etiquetas: , , , , , ,

Ya sé que no todo el mundo lo hace, no se sientan aludidos de entrada, pero alguno estará de acuerdo en que es realmente común ver que cuando alguien sale al extranjero regresa con una visión exacerbada –si no es que malinchista- y bastante idealista de lo que vio y experimentó en tierras lejanas:

’No maaaames guey, es que neta el metro de París es la onda, no huele feo, ni ‘hay pobrecitos’ que te pidan dinero’
(No, sí huele feo lo que pasa es que así huele desde que te bajas del avión y te acostumbras y neto… pobrecito de ti)

‘Osea, en Madrid gueyyyyy, puedes comer en el parque, no hay naquitos jugando fut ni caca de perro’
(Acá también se puede eh, yo comí ayer ahí y le di papas adobadas a una ardilla en la mano ¡Y mi torta tenía chipotle!)

’Gueeey, en Barcelona, neto que la lluvia como que ni moja’
(Tssssssss… cámara)

’En niuuuuyorrrrkk  osea sí hay negros pero como lindos ¿no? Tipo Alicia Keys… osea, tipo’
(Neto que tienes que salir del hotel cuando viajes, hermano o al menos de Saks Fifth Avenue)

’Osea, Roma. Súper Primer mundo: Te subes a los camiones y no los tienes que pagar’
(No cabrón, sí tienes que pagarlos lo que pasa es que tú no los pagaste, prángana tercermundista)

’Los Suburbios gringos guey, osea no mames, todo mundo vive súper tranquilo en su pedo, a toda madre’
(Claro viven en su pedo muertos de miedo pensando que el vecino los va a asesinar con la misma hacha que mató a su esposa e hijas vírgenes)

’Me cae, me cae, que la luz en Lisboa se ve diferente’
(Esto lo he dicho yo y me cae, me cae que sí)

’Ché, loco.. pará… toda la onda del mundo está en Buenos Aires’
(Pos estará, pero ¿porqué hablas así? si tú eres de Tlaltenango, Morelos)



Mañas equívocas
9 abril 2008, 6:05 am
Filed under: General | Etiquetas: , , , , , ,

La especie humana es más rara que un perro verde; más extrañas todavía algunas de sus costumbres:

Ya había yo externado mi curiosidad al respecto, pero insisto y nuca dejará de sorprenderme el extrañísimo ritual de la gente que llega al elevador y oprime el botón ¡aunque éste ya esté encendido!… Nadie confía en el ‘poder de llamado’ que tiene la persona que llegó con anterioridad.

 

Otra conducta inexplicable es la de correr cuando está cayendo un aguacero ¿De verdad  es tan difícil de entender que se van a mojar mucho más apresurándose? Física pura y elemental y eso que a mí, esos menesteres nunca se me han dado.

 

Caso justificado: Aquel que padece de hidrofobia o al que sí se le hizo tarde de a deveras.

 

¿Porqué insistir con términos erróneos?: ‘Nos vemos en quince días’ si lo que queremos decir es ‘catorce’ ¿Nos da tanta hueva pronunciar una sílaba más? No sean cabrones, me cae. ‘¿Te cayó elveinte?’ Señores ya no existen ni veintes ni teléfonos de monedas, exhorto seriamente a renovar nuestro argot.

 

Algo que si me irrita seriamente es el asunto del claxon (pito, bocina). Existe una contra cultura urbana, al más puro estilo de Emos, Darketos y Punks (suena como a porra de la pájara peggy) que disfrutan de poner la mano justo sobre el volante durante la luz roja del semáforo y al momento de cambiar a verde (pero al momento, ipsoffffacto quiero decir) comienzan a tocar como poseídos como si los demás conductores no quisieran avanzar o no tuvieran la misma prisa que ellos. Su nombre: Efectivamente, los claxons.

Rarísimo: Cuando uno disfruta algo muchísimo parece que en verdad sufre:

’No, no mames, güey, ¡qué rola!… en serio no mames. No, no chinnngues’

 

La verdad la verdad… ¿no es mejor lavarse las manos antes de ir al baño que hacerlo después? Digo, si traes primer o thiner corrosivo mejor enjuagarte antes de agarrarte aquellito que después de que el daño este hecho ¿o no?

 

OK… aquí va otra: Si estás viendo una película en francés PERO NO HABLAS FRANCES ¿porqué necear con que le suban al volumen?.. No entiendes nada, carajo NA-DA ¡acéptalo! Ah, pero eso sí, como es muy gutural haces gestitos mientras la estás viendo, no te hagas.

 

Observación: Seguro por eso ponen las películas en francés tan tarde, para que las pongas bajito y te duermas. Al menos yo caigo a los 5 minutos. Además están re aburridas. Y se creen los muy, muy.



Mi reino por…
1 abril 2008, 10:39 pm
Filed under: General | Etiquetas:

Seguramente los más ‘léidos’ recordarán aquella celebérrima frase de Ricardo III luego de caer derrotado en la batalla de Bosworth en 1485 y que inmortalizara William Shakespeare: ‘Un caballo, un caballo, ¡mi reino por un caballo!’*  y bueno, yo no tengo trono ni reino pero estoy más que seguro por qué cambiaría incluso algunos años de mi existencia…

-Por meter un gol en un Mundial  (pero uno con el que gane México, no el 1-5 de penal al minuto 80 contra Alemania en el partido que quedamos eliminados y todos chillamos)

-Por ir caminando en la calle y que alguien me diga ‘¿tú eres Millet? No mames, tú me inspiraste a….’ (ojalá que no sea a matar a sus papás mientras dormían)

-Por asesinar con mis propias manos a George Bush (A Fher de Maná 2 años, Arjona y Landon Donovan 1 y medio)

-Por sentirme toda la vida como en Tequis en el día que no existe (sí, esto es personal, pero como ya están leyendo, se amuelan y se lo chutan)

-Por levantar la ‘Orejona’ y que salgan los papelitos de colores detrás de mí (pero como ya estoy ruco para ser capitán del Bara, que lo haga entonces un hijo que tenga)

-Por el don que hace a las mujeres reír

-Por cantar el himno nacional hasta arriba del podio en los Olímpicos (pero en un deporte rifado, no patinaje artístico ni curley)

-Por ganarme el Oscar (uno chido, no vestuario, ni de esos técnicos), agradecer en español y gritar al final… ¡Pinches gringos putos!

-Por el secreto del mago (carajo… ¡qué chingón ser mago y tener secretos!)

-Por inventar una gran historia… y que les guste a todos

——————

*Sí, googlié lo de Ricardo III, no sabía ni la fecha ni el nombre de la batalla pero de la frase sí me acordaba, me cae.