La Rifa del Tigre


Comida entre comidas

Hoy redescubrí uno de esos manjares olvidados; me inspiró a escribir este  homenaje a la mundana gastronomía chilanga ‘de paso’ que disfrutamos tanto y tanto… agreguen su placer favorito, no importa cuán bizarro pueda parecer.

Torta de Tamal: Sabia y simple invención, no involucra más que a un tamal verde (el sabor puede variar, claro está) y a un bolillo; la osmosis entre estos dos elementos no tiene parangón.

Esquites: Elotito desgranado en olla con su epazote, su mayonesa y su chilito piquín. Hay niveles de esquite, es verdad, pero casi todos son suculentos. ¿Más placer? Agregue chamoy líquido y Miguelito de polvo.

Tacos Sudados (o de canasta): Grasosísima variante del taco  que se apelmaza entre manteca con otros varios de su especie en una canastota… Indispensable acompañar con un chile en vinagre para alcanzar el máximo potencial de sabor.

Récord: Severo Mungía ostenta la marca mundial de tacos de canasta consumidos en una pasada con 56… Todavía llegó a su casa a merendar.

Papa, chicharrón y ‘rin’ del carrito blanco:
Variada botana toda a bordo de la misma unidad y por el mismo precio; el chicharrón maneja 2 opciones: Entero en lámina o despedazado en bolsita. En ciertas latitudes todavía se puede optar por revestirlo con cueritos.

Raspados: Pese a la total incertidumbre sobre la procedencia del hielo con que son preparados, los raspados son orgullo nacional. Cada vez hay más opciones: Rompopito ‘con leche nestlé’, chamoy, plátanos con crema… el cielo es el límite.

Taco placero: Chicharrón y pico de gallo. Menos es más.

Anuncios