La Rifa del Tigre


En cada viaje un amor… tiguador

 

Chale, la verdad es que mi irregularidad para escribir este blog me preocupa pero es que esta ocasión hubo variedad de cosas que evitaron mi pertinente participación: La más importante es que estoy medio enfermo y no sé muy bien de qué: Lo primero no me preocupa, lo segundo sí, la neta.

 

En fin, pasando a cosas más agradables e inspirado por el blog de mi carnalito culé, lanzo un merecido homenaje a esos maestros del psicoanálisis, meteorólogos, ex futbolistas, ex funcionarios públicos, analistas políticos, amantes múltiples y doctores corazón: Los Taxistas.

 

¿Qué tal joven?… ¿Ya a descansar?
No importa la hora o la fecha, es una pregunta de cajón… automática

Lo siguiente es un análisis minucioso al cambiante estado del tiempo:
Nooo Joven y se va a poner peor ehhh, apenas va empezando… Yo me acuerdo en mis tiempos no hacía tanto, ahora hasta gente se muere… Y también llueve un montón.

—–

Pasamos a la reflexión política de altura:

 

Es que pinches perredistas, ya ve que escándalo armaron hace dos años por las elecciones y ahora ¡Mírelos! Como perros en sus elecciones, de verdad que dan vergüenza. ¡Pónganse a trabajar, hijos de la chingada! Es lo que han de hacer

Lo más loco es que 8 de cada diez tuvieron la gloria en sus manos:

No’mbe mi joven… yo iba a debutar en primera división, con el América, jugaba re bien, neto, pero preferí casarme… Ahora juego los domingos en la deportiva.

(Moraleja: No se casen o acaban de taxistas)


Tsss… Los jugadores de ahora no se rifan, antes era jugar por el puro amor a la camiseta, ahora ganan un chingo y ni corren… yo me partía la madre en cada balón dividido.

El otro día, en uno de esos caóticas inundaciones chilangas, me tocaron dos horas de tráfico en un taxi del aeropuerto, sí, señor… taxi seguro, no vaya a ser el chamuco. El intercambio de ideas entre un servidor y el ‘operador’ fueron desde lo más mundano a lo más profundo, con citas de este nivel:

 

-Sí, joven, la verdad que lo que tiene enferma a la humanidad.

-Neto que hay que disfrutar cada día, por que no sabemos cuando nos vamos pa’l otro patio

-En el gabacho no se sufre, allá hay pa’ todos y todos tienen sus casitas con sus bardas bajitas porque no hay ratas (se los juro, textual)

-El otro día me subí a una teibolera de acá de Neza  y como que le latí (…) pa’ no hacerle el cuento largo mi joven, que me la chingo en la lateral de viaducto (se los juro, textual, también)

Taxista, chafirete, ruletero, macalacachimba: Una plática recreativa desde el banderazo

Anuncios